Labradorita

d74997f57e.jpg
La labradorita es verdaderamente un mineral bello y fascinante. En apariencia feo, su encanto está comprobado cuando lo giramos para observarlo desde la posición adecuada hasta que destella su brillante iridiscencia —lo que algunos denominan labradorescencia por ser tan típica suya—. Presenta en estos brillos un rango de colores desde el azul al violeta, a veces con verdes, amarillos o naranjas, según la variedad, incluso algunos raros especímenes muestran todos estos colores simultáneamente.

Presenta maclas con frecuencia, produciendo los cristales maclados un efecto de capas finas apiladas.

Pueden ser trabajadas en joyería mediante pulido para la elaboración de collares.

 

filtros activos